¿Cómo se desarrolla el dolor?

Cuando nuestros receptores del dolor están estimulados, envían señales al cerebro que producen lo que llamamos “dolor”. Si bien es incómodo, el dolor realmente es la forma que tiene nuestro cuerpo de avisarnos que debemos poner atención.

El dolor es el resultado de una amplia gama de estímulos: físicos, químicos o térmicos. Cuando un tejido es estimulado lo suficiente, produce localmente sustancias que llamamos prostaglandinas, las cuales producen inflamación, dolor y fiebre. Al inhibir la producción de prostaglandina, la Aspirina® actúa de manera efectiva como anti-inflamatorio, analgésico y reduce la fiebre.

icon
Bodegon de productos Aspirina

Nuestros productos

Explore los productos de Aspirina® para comparar los beneficios y busque el mejor para sus necesidades.

CONOCE MÁS